Saltar al contenido

10 Consejos para eliminar la pereza y dejar de procrastinar

Una frase dice: “La pereza es amiga de la pobreza”. Otra dice: “La pereza va tan lenta que la pobreza no tarda en alcanzarla”.

Si bien es cierto, combatir la pereza no es tarea fácil, muchas veces surgen pretextos sin sentido que nos bloquean o simplemente nuestro cerebro, en un intento de ahorrar energía nos hace olvidar lo pendiente. Recuerda que, la pobreza es la suma de horas mal utilizadas, aquí los consejos.

#1. Roca por roca:

Si pretendemos acabar con el mal dando golpes fuertes, más no efectivos, es muy probable que acabemos perdiendo energía. El hombre que mueve montañas empezó moviendo rocas. Empieza por pequeños pasos. Si el caso es leer un libro, plantéate leer 10 páginas cada día. Si tu trabajo es terminar un proyecto, divídelo en pequeños pasos. No se trata de velocidad, sino de efectividad.

#2. Cuida tu círculo de influencia:

Eres el promedio de la gente que te rodea. Si vas con perdedores, serás un perdedor. Si vas con ganadores, serás un ganador. La fórmula es sencilla, la gente que te rodea tiene conductas idénticas a la tuya, hábitos similares. Si quieres ganar en grande debes codearte con gente que piensa en grande. Escucha audios, lee libros de carácter financiero, cambia tu mentalidad.

#3. Elimina las pequeñas distracciones:

Muchas veces cuando estamos en un proyecto suelen aparecer ligeras distracciones que consumen nuestro tiempo, por ejemplo: el celular, revisar el Facebook, revisar el Instagram y así nuestro tiempo se pierde. Y recuerda, perder tiempo es peor que perder dinero. Para los empresarios nuestro tiempo es nuestro más preciado activo. Empieza a eliminar esas pequeñas distracciones, concéntrate al 100 por 100 y verás resultados.

#4. Rodéate de gente que sume, no que reste:

Hablamos de cambiar el círculo de influencia y este punto tiene que ver también con eso. Con codearnos con personajes que sumen a nuestro desarrollo. Estudie a los grandes, Jim Rohn, Robert Kiyosaki, T. Harv Eker, Jack Ma, Aristóteles Onassis, etc.

Si no encuentras un entorno de riqueza, créalo, crea tu propia energía y camina con gente de la misma frecuencia.

#5. Ubica gente con resultados:

Si tu objetivo es terminar un proyecto en particular, busca gente que lo haya desarrollado, que funcionen como modelo a seguir. Si tienes en mente ser un emprendedor digital en la rama de aplicaciones, busca empresarios con éxito en esa industria. Recuerda: El éxito deja huella, no es necesario inventar la pólvora.

#6. Muévete por prioridades:

En una ocasión le preguntaron a un millonario como gestionaba su agenda, a lo que respondió: “Me muevo por prioridades”. Es clave, si queremos aprender a invertir dinero tenemos que aprender a invertir nuestro tiempo. Haz una pausa y organiza tus prioridades, ve si estás yendo en la dirección correcta.

#7. Empieza como estás:

No te compliques, quizá no tendrás la mejor tecnología, pero si la actitud. Empieza como estás y donde estás y en el camino irás mejorando. Si fallamos, aprendemos. Si perdemos, aprendemos, detrás del fracaso hay lecciones. Alguien dijo: No precisas tener todo para empezar, pero si precisas empezar para tener todo.

#8. Busca inspiración:

Muchas veces empezamos con el combustible vacío y la inspiración es eso que nos motiva. Puedes inspirarte buscando videos motivacionales, o leyendo sobre personas que pasan lo mismo que tú. Llena el tanque.

#9. Escribe tus objetivos:

Es importante saber qué haremos a la hora de la acción. Si empezamos sin un plan concreto, sin un orden de prioridades, acabaremos en frustración. Crea un orden y respétalo a pie de letra.

#10. Visualiza:

Esto tiene que ver con el principio de las dos creaciones, si lo ves en tu mente, lo verás en tu cuenta. En este punto hay que ser lo más detallado posible, ver el proyecto finalizado con cada detalle, nos dará una satisfacción inexplicable.

Comentarios

menú