Saltar al contenido

4 Técnicas para desarrollar el poder de la palabra

Entre los miedos más comunes entre las personas se encuentra el temor a hablar delante de un auditorio o, inclusive, delante de un grupo reducido de personas. Se dice que el miedo a hablar en público ha llegado a superar el miedo a la muerte en la población promedio. Sin embargo, saber expresarse correctamente es una habilidad crucial en su desarrollo profesional tanto en el campo corporativo como en el área empresarial. En las próximas líneas le presentaremos algunas técnicas para que usted pueda desarrollar sus habilidades con la palabra hablada.

#1. Evite memorizar

Los discursos deben tener su estilo y debe expresarse de manera espontánea. Si memoriza sus discursos los volverá aburridos y carentes de emociones, ya que la palabra escrita y la hablada son muy diferentes. Si usted lo cree conveniente, puede tener un resumen de puntos importantes a tratar como una guía durante su discurso, pero evite llevar rollos de pergaminos escritos al estilo de la realeza medieval.

#2. Cuente historias

Las historias tienen el poder de conectar emocionalmente con su audiencia. Tenga predilección por historias propias en donde cuente vivencias que tengan relación con el tema que va a tratar. De preferencia, esto hágalo al inicio de su discurso para poder entrar en confianza con su público y pueda liberar la tensión.

#3. Entrene

Hacer pruebas con pequeños auditorios le vendría bien. Podría practicar su discurso delante de su familia o amistades. Si comete errores, podrá corregirlo a tiempo y además estará en un ambiente de confianza en donde no se sentirá tan presionado.

#4. El mensaje lo es todo

Algunas personas se enfocan más en la técnica de oratoria que en el mensaje principal. Sepa usted que el núcleo de su discurso es lo principal. Cuando el mensaje que desea llevar es importante para usted, este será capaz de hacerle aflorar las emociones y gestos necesarios para que lo pueda dar a conocer a su público. No preste tanta atención a cuestiones como la postura o el tono de voz, las cuales son necesarias, pero no tan importantes como el mensaje principal.

Comentarios

menú