Saltar al contenido

3 Libros de cabecera para ser un emprendedor

Estos libros lograron vender millones de copias en todo el mundo, ya que sus enseñanzas van más allá del dinero, pues contienen también consejos para un mayor desarrollo humano y espiritual.

Padre Rico, Padre Pobre

Robert Kiyosaki cuenta como desde niño creció escuchando dos ideas opuestas relacionadas con el dinero y la manera de educarse. Su padre biológico, a quien nombra en su libro como su Padre Pobre, le decía que vaya a la escuela y consiga luego un trabajo con buena paga y suba por la escalera corporativa. Por otro lado, el padre del mejor amigo de Kiyosaki quien es nombrado como el Padre Rico, le inculcaba a Robert que también estudie, pero con el fin de que no tenga que ser empleado y que se convierta en un creador de negocios.

Piense y hágase rico

Leer a Napoleón Hill es como si se estuviera escuchando un recital de poemas. Su gran habilidad para usar las palabras, dotan a sus escritos de una gran belleza literaria (sin contar el gran contenido educativo que poseen). Las sugerencias que da el autor son tan intensas y cargadas de sabiduría que logra despertar en quien lo lee una necesidad por salir a hacer lo que haya que hacer para cumplir los sueños. No se darán tantos detalles sobre el contenido de este libro, ya que cualquier descripción se queda corta para resumir su mensaje. Lo mejor será conseguir el libro y darse la oportunidad de darle a su mentalidad oro puro en cada página leída.

La Biblia

Quizás no era de esperarse este libro en la categoría “emprendimiento”, pero en sus líneas narra muchas historias de emprendedores. Al ser la Biblia, un conjunto de libros, es normal que se encuentren muchas historias y para obtener un mensaje de ellas, no es necesario ser creyente. Esto va más allá de un credo religioso. En este libro y en los demás libros sagrados de otras religiones, hay miles de años de sabiduría condensados en algunas páginas. Sabiduría que hasta el día de hoy funciona. Si se quiere ir directo al grano, se puede dar una ojeada en el libro de Proverbios y después comenzar a revisar la Biblia entera.

Comentarios

menú