Saltar al contenido

Cinco consejos para tener una mentalidad ganadora

Ser ganador puede significar, simplemente, no renunciar, a conseguir aquellas metas personales que, si se apuesta por el esfuerzo, pueden llegar a ser alcanzadas. Aquí te dejo algunos consejos que te ayudarán a tener una mentalidad de ganadora, comencemos:

Detecta las excusas

Una mentalidad ganadora examina sus pensamientos y aprende a localizar las excusas que lo mantienen estancado. Es conveniente hacer esto sin pretender ser muy indulgentes con nosotros mismos y, si tenemos dudas, siempre podemos pedir la opinión de personas de confianza para tener una segunda opinión.

Sé una persona de principios y valores

Conviértete en la clase de persona que atrae a las personas, no la clase de persona que repele a los demás. Apunta en una hoja las características de las personas con las que te gustaría trabajar en tu negocio o la clase de amigos que te gustaría tener. Haz una lista lo más amplia posible.

Sal de tu zona de confort

Es un poco complicado ya que implica exponernos a situaciones algo estresantes pero que nos acercan más a nuestras metas. Para ello es bueno encontrar estrategias para “obligarnos” a seguir una secuencia de acciones muy claras y específicas; de este modo no podremos justificarnos con excusas convenientes, porque las pautas de lo que debemos hacer son tan claras que no queda lugar a dudas de si las hemos realizado o no. La procrastinación, o “síndrome de ya lo haré mañana” también es un refugio muy habitual entre las personas estancadas en sus proyectos, y por eso es necesario prevenir su aparición haciendo que todo lo que importe durante un momento sea realizar aquello que sentimos que debemos hacer.

Localiza tus objetivos

Es necesario saber cuáles son nuestros principales objetivos en la vida. Para ello es bueno escribir un listado de posibles metas, para que no se nos olviden después de pensar en ellas por primera vez, y luego ir haciendo un ejercicio de filtrado, tachando las menos importantes hasta dejar no más de 4 o 5. Esto nos permitirá conocer nuestras prioridades y para donde queremos apuntar nuestro destino.

Sé proactivo

La proactividad es la actitud en la que una persona asume el control pleno de su conducta de forma activa, siempre tomando la iniciativa para mejorar, haciendo prevalecer la libertad de elección del individuo sobre las circunstancias de la vida. La persona proactiva es la persona que hace que las cosas sucedan, sin esperar a ver qué sucede. Es un solucionador de problemas, y no un creador de ellos.

Comentarios

menú