Saltar al contenido

¿Cuál es la diferencia entre ser un emprendedor y un empresario?

Aparentemente, son términos que se consideran sinónimos en el lenguaje popular, pero a pesar de compartir muchas similitudes, se puede afirmar que también tienen diferencias. Por lo tanto, ser emprendedor y ser empresario no es lo mismo. A continuación, le vamos a mostrar las diferencias entre ambos roles para que pueda tener más claro cómo es cada uno.

Primero, nos vamos a ceñir a las definiciones que da la Real Academia de la Lengua Española (RAE) sobre empresario y emprendedor. El empresario es aquella persona que dirige una empresa, negocio y/o es dueña de ella. Por otro lado, el emprendedor es aquel que tomar decisiones que no siempre están basados en la razón y busca maneras de hacerlas funcionar.

Otras de las diferencias que podemos encontrar es que el emprendedor realiza negocios para satisfacer una necesidad en la sociedad y con ello obtener ganancias. El emprendedor también busca eso, pero no es su primera prioridad, sino que busca lograr algún sueño o realizar algún aporte social con su idea de negocio.

El empresario tiene un puesto definido en la empresa al igual que cualquier otro empleado. Cumple funciones específicas y posee conocimientos técnicos que lo convierten en un recurso indispensable dentro de la organización. Por otro lado, el emprendedor delega todas esas funciones de dirección empresarial a un empresario para usar todo su tiempo en desarrollar sus ideas.

El empresario toma la empresa y la poner a trabajar para obtener resultados. El emprendedor toma una idea y se las vende a otras personas para que le sigan y con ello lograr un objetivo, aunque al inicio no tenga idea de cómo hacerlo. El método de ejecución lo va descubriendo en el camino.

Ninguna posición es mejor o peor que otra, pero lo ideal sería que se puede ser empresario y emprendedor a la vez, pero también es cierto que hay personas que se sientes como pez en el agua asumiendo sólo uno de esos roles.

Comentarios

menú