Saltar al contenido

Los 7 secretos que solo los millonarios saben

El tiempo es el activo más importante que tengo, mucho más que el dinero

Cuando compras una cosa, ya sea un objeto, un celular, etc no lo pagas con dinero, lo estás pagando con el tiempo que te demoro para juntar el dinero. Entonces la lógica es simple, las cosas no se compran con dinero sino con tiempo.

Si trabajas para alguien y te paga por el tiempo que inviertes en ese trabajo es, LO MISMO

Tengo que decirte que el verdadero ladrón de la felicidad es trabajar para alguien, porque te pagan por tu tiempo. Te pagan por tu libertad.

Debes estar en constante expansión de conocimiento, un millonario nunca deja de leer

Cuando la historia de la biblia que Salomón fue bendecido por Dios, y le dijo que él pudiera escoger cualquier cosa, y el escogió sabiduría, no escogió dinero ni mujeres sino sabiduría, esa es la clave, mientras más conocimiento y sabiduría ganes más vas a ganar. Conocimiento es saber, tener conocimiento de algo, sabiduría es tener conocimiento y experiencia.

El dinero es un reflejo de cuántas vidas has inspirado. El dinero refleja cuanto valor has creado en la sociedad

La cantidad de dinero que posees ahora es sinónimo de cuánto valor has dejado en el mercado, si ganas poco significa que no estás haciendo lo suficiente o no estas aplicando el apalancamiento adecuado.

Recibo dinero de varias fuentes de ingreso, no solo de una

La diferencia entre la gente pobre y la rica son las fuentes de ingreso, el pobre solo conoce una y que es el trabajo, sino trabaja no gana, el rico en cambio construye varias fuentes.

Crear activos y hacer que tengan valor para otra gente

La palabra clave para enriquecerse es la palabra activo, cuando construyes un activo no solo te ayudas a ti, sino también beneficias a muchas personas que empleas para que ese activo funcione.

La vida es lo que hago, yo construyo mi propia realidad

Otra diferencia entre la gente pobre y la rica es la actitud, los pobres se victimizan, siempre están buscando culpables, echando la culpa por su situación económica a terceras personas. En cambio, un millonario toma las riendas de su vida, sin echar la culpa a nadie.

Comentarios

menú