Saltar al contenido

TUS DECISIONES DETERMINAN TU FUTURO NO TUS CONDICIONES

Ayer que caminaba por la calle se me acercó un borrachín sucio y desaliñado, sin zapatos y con una camisa roja rota, me pidió $1 dólar, le di un billete de $10 y me dijo: “Muchas gracias jefe, que Dios se lo pague”

-Le exclamé:

-Adiós, cuídate!

No me quitaba la vista de encima; De pronto se volteo y me dijo:

– ¿No te acuerdas de mí?

Fuimos compañeros en la primaria y en la secundaria, estudiamos juntos, soy Juan. El Pancho me decían.

Lo mire bien…

Ah! Juan!, ¡claro que me acuerdo de ti, una vez nos peleamos y quedamos empate, pero otra me defendiste de un tipo que me iba a golpear! ¿Qué te pasó?

Muy triste me dijo:

Pues me pasó Todo. Me metí a una banda de drogadictos, alcohol, mujeres, y embaracé a tres, robé, estuve en el reclusorio 3 veces, mis hijos no me ven como a un padre sino como a un maleante. Pensé en suicidarme 3 veces y ahora ando mendigando, 1 dólar para comer y para beber. ¡Todo eso me pasó en este tiempo!

Asentí con la cabeza y dije:

¡Que triste! Él con una actitud pésima y cabizbajo me dijo:

Ya tengo para mí menú de hoy, gracias ¡Adiós ya me voy!

Y se fue con pasos temblorosas y con la mirada agachada.

¡De camino a casa me puse a pensar del porque nuestras vidas tomaron rumbos distintos si de niños tuvimos las mismas oportunidades, el mismo colegio, el mismo ambiente y me respondí

en ese momento!

¡La diferencia entre su presente y el mío *fueron MIS DECISIONES*!!!

¡Sí, porque yo tuve EL CORAJE Y EL VIGOR para seguir mi camino hacia mis metas!

Mientras él se divertía con las drogas y todo tipo de vicios yo trabajaba con gran ahínco creando mi negocio.

Mientras él dormía, yo seguía produciendo, mientras él solo pensaba en el presente, yo pensaba en mi futuro financiero, yo tenía HAMBRE DE ÉXITO.

A él no le importaba levantarse tarde o seguir durmiendo todo el día, el no contaba los días solo contaba sus momentos de diversión.

Mientras el se pasaba los fines de semana en las discotecas y bares, yo me alistaba para asistir a los seminarios de educación y crecimiento personal, yo me preparaba, yo leía.

¿Fumar y tomar? ¡Ni siquiera abordaba ese tema!

¿Pensar en los fines de semana? ¡Para nada, yo pensaba en mis activos!

¡GRACIAS A MIS DECISIONES!

¡Gracias a que tuve mi propia iniciativa, mi disciplina y todo el esfuerzo que día a día ponía! NO FUERON LAS CIRCUNSTANCIAS, FUERON MIS DECISIONES.

Hoy doy gracias a Dios por haber tenido esas ganas de triunfar, esas ganas de progresar, de salir de la pobreza, esa pobreza que da asco, que da lástima, que la gran mayoría de personas los enfrentan día a día.

¡Por eso Insisto! “SI ERES JOVEN LO QUE DETERMINARA TU FUTURO NO SON TUS PADRES NI TUS CONDICIONES ACTUALES, SERÁN LAS DECISIONES QUE TOMES”

Comentarios

menú