Saltar al contenido

Una sabia reflexión | No dejes que nadie te robe los sueños

La vida no se acaba cuando dejas de respirar, la vida se acaba cuando dejas de soñar.

Tengo un amigo llamado Monty Roberts, es dueño de un rancho de caballos en Texas. Me ha dejado usar su casa para organizar eventos de recaudación de fondos para programas de jóvenes en riesgo.

Ese día, Monty nos contó una historia increíble que detallo a continuación:

Todo se remonta a una historia sobre un joven que era hijo de un entrenador de caballos de escasos recursos económicos, que iba de establo a establo, de la pista de la carrera, a la pista de la granja y de la granja al rancho, entrenando caballos.

A consecuencia de esta labor que se desempeñaba, los estudios en la escuela secundaria del niño fueron interrumpidos continuamente. “Cuando era estudiante de último año, se le pidió que escribiera un documento sobre lo que quería ser y lo que debía hacer cuando creciera”.

“Esa noche escribió un artículo de siete páginas que describía su objetivo de algún día ser dueño de un rancho de caballos. Escribió sobre su sueño con gran detalle e incluso dibujó un diagrama de un rancho de 200 acres, que muestra la ubicación de todos los edificios, los establos y la pista.

Luego, dibujó un plano detallado para una casa de 4,000 pies cuadrados que se sentaría en un rancho de ensueño de 200 acres”.

“Puso gran parte de su corazón en el proyecto y al día siguiente se lo entregó a su maestra. Dos días después recibió su papel de vuelta. En la primera página había una gran F roja con una nota que decía: “Mírame después de la clase”.

“El chico con el sueño, fue a ver a la maestra después de la clase y preguntó: ‘¿Maestra, por qué recibí una F?'”

“La maestra le dijo: ` Este es un sueño poco realista para un niño como tú. No tienes dinero. Tú vienes de una familia pobre. No tienes recursos. Ser propietario de un rancho de caballos requiere mucho dinero. Tienes que comprar el terreno. Usted tiene que pagar por el stock de reproducción original y más tarde tendrá que pagar tarifas de estudios grandes. No hay manera de que puedas hacerlo nunca.

Luego la maestra agregó: “Si reescribes este documento con una meta más realista, reconsideraré tu calificación”.

“El chico se fue a casa y lo pensó largo y duro. Le preguntó a su padre sobre que debía de hacer. Su padre dijo: “Mira, hijo, tienes que decidirte sobre esto. Sin embargo, creo que es una decisión muy importante para ti, son tus sueños”.

Finalmente, después de haberlo meditado durante una semana, el niño entregó el mismo papel, sin hacer ningún cambio.

Y luego se le acerco a la maestra y le dijo: “Usted puede mantener la F y yo cumpliré mi sueño”.

Luego Monty se dirigió al grupo reunido y dijo: “Les cuento esta historia porque están sentados en mi casa de 4,000 pies cuadrados en medio de mi rancho de caballos de 200 acres. Todavía tengo ese papel de la escuela enmarcado sobre la chimenea “.

Añadió: “La mejor parte de la historia es que hace dos veranos esa misma maestra de escuela trajo a 30 niños al campamento en mi rancho durante una semana. Cuando la maestra se estaba retirando me dijo: ‘Mira, Monty, puedo decirte esto ahora. Cuando yo era tu maestra, era como un ladrón de sueños. Durante esos años robé muchos sueños de niños. Afortunadamente, tuviste suficiente valor para no rendirte a los tuyos “.

“No dejes que nadie te robe tus sueños. Sigue a tu corazón, pase lo que pase “.

Articulo subido de internet, autor desconocido

Comentarios

menú